Una teibolera de Acapulco acepto ir a un motel por un par de billetes gratis